n_logo-diocesis-huelva

diocesisdehuelva.es

PORTAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HUELVA

(+34) 959 252 100
info@diocesishuelva.es

Una oportunidad para ser Familia

Publicado:
22 abril, 2020

En el fin de semana en que estaba previsto celebrar la Pascua de la Familia en El Terrón, a los pies de la Ermita de Ntra. Sra. de la Bella, el delegado para la Familia dirige estas letras a todas las familias de la diócesis.
Lo venimos escuchando reiteradamente, como si de un estribillo se tratara: “cuando salgamos de esta, todo va a ser diferente y todos nosotros también diferentes y un poco mejor”.
Quiero creer, y creo, que esto que tanto repetimos no se va a quedar en una simple declaración de intenciones. Basta con mirar a nuestro alrededor para constatar que el mundo, tambaleado por la crisis del coronavirus, está cambiando; que el mundo ha cambiado y me atrevo a decir que se ha desencadenado una ola de generosidad y solidaridad sin precedentes en la historia de la humanidad. Puede parecer exagerado, pero así es como lo percibo.
Nunca nos cansaremos de ponderar y agradecer la ingente labor que están realizando tantos y tantos héroes anónimos que luchan contra la pandemia, y, especialmente —tengo que decirlo—, nunca tendremos suficientes palabras para mostrar nuestro reconocimiento por su entrega, sacrificios y preocupaciones, a las madres de familia. A los padres también, pero un poquito menos. Ya sabemos que sólo ellas están capacitadas para hacer más de una cosa a la vez; y, así, hacen de madre, de padre, de maestra, de enfermera, de confidente, cuidan de los abuelos, teletrabajan… y esto tampoco es exagerar.
Ya nos lo había advertido el Papa Francisco cuando nos contó aquello de los santos de la puerta de al lado. La verdad es que conocíamos a algunos, pero hay muchos más de los que pensábamos. Ahora los hemos descubierto, asomados a sus ventanas y balcones como un reflejo de la presencia de Dios en medio de esta tragedia. Me consta el bien que están haciendo, aun estando confinados.
Aparte de la vacuna, que más pronto que tarde llegará, la única forma de vencer esta crisis es afrontarla como una oportunidad.
Una oportunidad para descubrir que lo único que merece la pena en la vida es cuidar a los nuestros y vivir para los demás. Una oportunidad para hacer de la casa un auténtico hogar. Una oportunidad, como me gusta decir, para compartir, para hablar, para escuchar, para querer y para que me quieran, para cuidar y para que me cuiden… En definitiva, una oportunidad para ser aquello que siempre fuimos y siempre seremos: FAMILIA.
En nuestra Diócesis, cada domingo III de Pascua, celebramos la Pascua de la Familia. Este año, estaba previsto celebrarla, en acción conjunta con la Pastoral Juvenil, en la ermita de Nuestra Señora de la Bella del paraje del Terrón (Lepe), pero, por todo cuanto acontece, ha tenido que ser suspendida. Quiere decir que en esta ocasión nos veremos privados de este esperado Encuentro de toda la Familia Diocesana que, bajo la guía de nuestro padre y pastor don José, se congrega junto a María, nuestra madre del cielo, para celebrar la alegría de la Resurrección.
Pero siendo coherentes, esto no nos puede causar ni tristeza ni decepción. Al contrario, también aquí tenemos que ver una oportunidad para crecer en familia, y así, en este día, unidos en la oración, sentirnos todos más hermanos, miembros de una misma familia, la gran familia que es la Iglesia, la familia de los Hijos de Dios.

José Antonio García Morales
Del. de la Delegación Diocesana para la Familia

Te puede interesar