n_logo-diocesis-huelva

diocesisdehuelva.es

PORTAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HUELVA

Domingo XIV Tiempo Ordinario – A

Publicado:
5 julio, 2023
Te doy gracias Padre...

En el Evangelio de este domingo, XIV del Tiempo Ordinario, lo primero que hace Jesús es dar gracias a Dios Padre. ¡Tenemos tanto que agradecer cada día, y no nos damos cuenta! Tenemos que batallar cada jornada por tener una fe firme y recia, y así pedírselo al Señor, para llegar a ser capaces de agradecer a Dios hasta lo negativo de nuestra historia diaria, pues Dios se vale de todo para llevarnos hasta Él.
Jesús agradece al Padre el haber escondido el Reino a los sabios y entendidos, habiendo sido revelado sólo a los sencillos. De esta manera, el Maestro pone de manifiesto que, para alcanzar el Reino de Dios, la mejor vía es la de la sencillez, y todo lo que ésta lleva vinculada: humildad y mansedumbre. Desde el comienzo de la historia bíblica, estas características son comunes en aquellos de los que Dios se sirve para hablar a la humanidad: Moisés era un pastor a las órdenes de su suegro (Ex 3, 1) y se excusaba ante Dios por no saber hablar (Ex 4, 10); Pedro era pescador (Mc 1, 16); y en las apariciones marianas reconocidas por la Iglesia, la Virgen se presenta ante gentes que nuestra sociedad considera muy humildes, el campesino Juan Diego, en México, la pastora Bernadette, en Lourdes, o Jacinta, Francisco y Lucía, pastorcitos de Fátima, por ejemplo.
Cuando llegamos a estas alturas del año, hay gente que ya está de vacaciones, y otros están a punto de iniciarlas. Éstas son precisas para desconectar de la rutina ordinaria y descansar. En el Evangelio que tratamos, Jesús nos invita a acercarnos a Él los cansados y agobiados, con la promesa de que Él nos aliviará, según nos indica el evangelista Marcos. Las vacaciones tienen que servirnos para descansar, pero eso no es excusa para alejarnos de quien es nuestro Maestro y Pastor, y menos aún, ante su promesa de aliviarnos frente a nuestro cansancio y agobio. Él, Jesús, la segunda Persona de la Trinidad, es el rostro de Dios, todo lo hace nuevo (Ap 21, 5) y sin Él no podemos hacer nada (Jn 15, 5).

Manuel Galán Cruz
Director del Secretariado de la Pastoral de Turismo de la Diócesis de Huelva

Te puede interesar

Domingo I Cuaresma – Ciclo B

Las lecturas dominicales de la Cuaresma constituyen un programa catequético para que los creyentes podamos revisar nuestra fe y nuestra vida. Toda la actividad cuaresmal

Leer más »