n_logo-diocesis-huelva

diocesisdehuelva.es

PORTAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HUELVA

Domingo II de Adviento

Publicado:
7 diciembre, 2023

Dentro del tiempo de Adviento sobresalen algunos personajes que nos ayudan a entender y vivir este tiempo de preparación a la Navidad y la segunda venida de Jesucristo, cuando vuelva en la Majestad de su Gloria. Uno de estos personajes, lo hemos visto y celebrado esta misma semana: es la Virgen María, la llena de Gracia y Madre de Dios. Hoy añadimos dos más, dos grandes profetas: Isaías (Primera Lectura) y Juan Bautista (Evangelio).

Juan Bautista representa el último profeta del Antiguo Testamento, pero también supone el primero del Nuevo Testamento. Es como una bisagra que une ambos Testamentos. De alguna forma, él será el que nos ayude a dar el paso de un Testamento a otro. Las palabras de Isaías en la primera lectura se le aplican a él cuando anuncia al Mesías esperado: «Una voz que grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor, enderezad sus senderos”» (Mc 1, 1-8). La figura de Juan Bautista se convierte hoy para nosotros en paradigma del Adviento, ya que se preparó en la austeridad del desierto mediante la penitencia y la escasez material, y luego preparó a sus discípulos para poder reconocer al Mesías. El no fue el centro, simplemente un mensajero que con toda humildad desaparece cuando aparece el Anunciado. El centro de la vida de Juan Bautista lo constituye el momento en que señala con su dedo al que había de venir: “Este es el Cordero de Dios”.

El Segundo Domingo de Adviento nos trae el inicio del Evangelio según San Marcos. En los primeros versículos, el evangelista comienza anunciando los temas que desarrollará en toda la obra. El contenido esencial es la persona de Jesús, contemplado como Mesías e Hijo de Dios. En estos títulos queda contenida la misión específica de Jesús. San Marcos nos hace ver que lo que va a narrar está en relación con lo profetizado por Isaías. Presenta a Jesús como el cumplimiento de los anhelos y esperanzas del Pueblo de la Alianza. La predicación de Juan Bautista adelanta, al inicio del evangelio según San Marcos, aspectos relacionados con la misión de Jesús en relación a los títulos de Mesías e Hijo de Dios. La fórmula “Como está escrito” incide en que este camino ha sido revelado por Dios en la Escritura y es el mismo Dios quien lo garantiza su autenticidad.

La preparación del camino del Mesías comienza con la predicación de Juan Bautista. La llamada a la conversión y el bautismo simbólico de Juan son determinantes. Es la llamada última y definitiva, pues se inicia el tiempo nuevo. Juan Bautista aparta de sí todo protagonismo: “Detrás de mí viene el que es más fuerte que yo (…) él os bautizará con Espíritu Santo”

Francisco José Feria Reviriego
Delegado Diocesano para la Liturgia

Te puede interesar

Domingo I Cuaresma – Ciclo B

Las lecturas dominicales de la Cuaresma constituyen un programa catequético para que los creyentes podamos revisar nuestra fe y nuestra vida. Toda la actividad cuaresmal

Leer más »