n_logo-diocesis-huelva

diocesisdehuelva.es

PORTAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HUELVA

(+34) 959 252 100
info@diocesishuelva.es

El secretariado diocesano para la Pastoral del Mar proyecta la creación de un centro de encuentro y acompañamiento a los profesionales del mar

Publicado:
15 julio, 2022
De este modo, la Pastoral del Mar diocesana se plantea el modo de rescatar para nuestra diócesis el espacio pastoral que en su tiempo fue el Stella Maris.

El 16 de julio se celebra el Día de las gentes del mar, coincidiendo con la fiesta de su patrona, la Virgen del Carmen. «¡Naveguemos juntos!» es el lema de este año, con el que se une al Sínodo 2021-2023, “Por una Iglesia Sinodal: Comunión, Participación y Misión”. El departamento «Stella maris» (Apostolado del Mar), dentro de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana, ha sido el encargado de editar los materiales para esta Jornada. Ante esta ocasión, el prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, el cardenal Michael Czerny, ha recordado la “labor esencial de más de un millón de marinos que, cada día del año, trabajan en los barcos que transportan mercancías por todo el mundo”.

En Huelva, también tenemos un gran número de marineros que sin verlos, trabajan para que no nos falte el pescado y mercancías varias, utilizando los embarcaderos del puerto exterior e interior de nuestra ciudad, por tal motivo nos encontramos entre los cuartos principales puertos de España. En Isla Cristina, Ayamonte, Punta Umbría y otros puertos de la provincia, diariamente pasan por la lonja una gran cantidad de pescados que surten a plazas y pescadería de toda Andalucía y de España en general.

Sin embargo, y en palabras del diácono Juan Romero, director del secretariado diocesano para la Pastoral del Mar, «los trabajadores del mar son bastante invisibles para una inmensa mayoría, a pesar de que mueven mucha economía local y mundial y de enfrentarse a retos que no tienen descanso ni tratamiento adecuados». Un ejemplo de esto es la cantidad de marineros que cada año llegan al puerto de Huelva en cargueros de todo tipo. Sin embargo, explica Juan Romero, «pocos encuentran en nuestra querida tierra un paréntesis de esparcimiento y vida para sí mismos, tras largas jornadas de trabajo entre los mamparos de su barco. Ese esparcimiento necesario, se está estudiando por la Pastoral del Mar de nuestra diócesis». De este modo, el secretariado está estudiando la posibilidad de proyectar la creación de un centro, lo más cercano posible al puerto, que contando con un grupo de voluntarios puedan acoger y atender, en la medida de las posibilidades, las demandas de estos marineros. En ese sentido, al director del secretariado le gustaría «contar con un equipo de visitadores para subir a los barcos mercantes, dándoles la bienvenida y ofreciéndoles nuestros servicios y el poder pasar un rato en nuestro centro tomando un café o teniendo un rato de ocio, acogerles, ofrecerles medios para comunicarse con sus respectivas familias a través de medios electrónicos y un servicio que vaya desde lo espiritual a lo asistencial y, en la medida de lo posible, ayuda jurídica, como ya se hace en otros centros de este tipo que existen en otras diócesis costeras de España».

Para que este ambicioso proyecto pueda llevarse a cabo, el secretariado establecerá contactos con la Autoridad Portuaria de Huelva y las pertinentes administraciones y organismos relacionados con el mar, con el deseo de rescatar el centro Stella Maris que en los años 1960 creara el entonces obispo, el venerable Mons. José María García Lahiguera.

Junto a esto, en este primer año de responsable de esta pastoral, Juan Romero nos cuenta que, «en lo referente a los marineros pescadores, hasta ahora está siendo difícil entrar en su mundo. Lo poco que hemos podido hacer ha sido ofrecer una Eucarística y responso por los marineros fallecidos en 2021, especialmente un marinero de Isla Cristina que falleció a causa del covid, celebración que tuvo lugar el pasado noviembre en la parroquia de Ntra. Sra. del Mar de la localidad costera. También nos encargamos de todo el proceso de repatriación de un pescador senegalés, Thiare Boubacar, que murió en un accidente de trabajo en enero mientras estaba pescando y cuyo cuerpo fue trasladado hasta Dakar».

Además de acompañar estas difíciles situaciones, Romero se encuentra preocupado por la falta de profesionales de la mar. «En la actualidad faltan unos 700 marineros, sin embargo y pese al índice de paro que tenemos en Huelva, no hay profesionales acreditados por no contar con la adecuada formación, con lo que estamos intentando apoyar esta formación acercándoles a los jóvenes al sector, llevando, incluso, en este pasado mes de junio a un grupo de jóvenes de Isla Cristina a realizar prácticas con un simulador de navegación, experiencia que ha resultado muy satisfactoria».

Este pasado domingo, 10 de julio, la Lonja de Isla Cristina acogía la celebración de una Misa especialmente dedicada a las gentes del mar y en la que se bendijo la imagen recién restaurada de Ntra. Sra. del Carmen que preside la institución, celebración que fue presidida por el vicario general, P. Emilio Rodriguez, y que concelebraron los sacerdotes de las parroquias de Isla Cristina y el director del secretariado para el Apostolado del Mar.

Asimismo, el obispo de Huelva, Mons. Santiago Gómez, presidirá mañana sábado, 16 de julio, la Misa por el Día de las gentes del mar, en la festividad de su patrona, la Virgen del Carmen, como colofón del Triduo celebrado por la Hermandad Nuestra Señora del Carmen de Isla Cristina esta semana. Será a las 11.30 h., en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores de la localidad isleña. Tras la Misa, en la Casa del Mar, se ofrecerá un homenaje a los marineros.

Por su parte, el obispo de Tui-Vigo y promotor del Apostolado del Mar en España, Luis Quinteiro Fiuza, en su mensaje para este Día de las gentes del mar, ha recordado que «en este momento de la historia la Iglesia necesita renovar profundamente su compromiso para afrontar los grandes retos de la dignificación del trabajo humano en el mar. […] El papa Francisco nos dice que la situación del mundo de hoy «pone a prueba la capacidad de la Iglesia para acompañar a las personas y a las comunidades para que puedan releer experiencias de luto y de sufrimiento, que han cubierto muchas falsas seguridades, y para cultivar la esperanza y la fe en la bondad del Creador y de su creación» (Documento preparatorio del Sínodo 2021-2023, n. 6)».

Te puede interesar