n_logo-diocesis-huelva

diocesisdehuelva.es

PORTAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HUELVA

Domingo II del Tiempo Ordinario – B

Publicado:
11 enero, 2024
Jn 1, 35-42. "Vieron dónde vivía y se quedaron con él".

“RABI, ¿DÓNDE VIVES? … VENID Y VERÉIS”

Celebramos este 14 de enero el segundo domingo del tiempo ordinario, Jornada de Infancia Misionera.

Nos cuenta el evangelio de Juan, en sus comienzos (capitulo 1), que dos discípulos de Juan el Bautista siguieron a Jesús y le preguntaron que dónde vivía, y que Jesús le responde “venid y lo veréis”. Es una invitación al seguimiento, es una invitación a ponerse en camino, a salir de nosotros, a buscar en Jesús todo aquello que hemos estado anhelando cuando hemos recibido en la Navidad al Hijo de Dios que se hace hombre, que se incorpora a nuestra historia, que se implica en nuestra vida… Hemos anhelado en estas navidades que Jesús se quede en medio de nosotros, y hoy Jesús nos hace la invitación: venid detrás de mí y veréis dónde moro, veréis dónde vivo, veréis cuál es la propuesta que Dios os hace. Veréis que el plan de Dios es que seamos capaces de construir esa gran familia en la que todos sintiéndose hijos, puedan vivir como hermanos.

 El “venid y lo veréis” es una invitación a ponernos en camino, a salir de nosotros mismos, a buscar el proyecto de Dios por encima de nuestros proyectos personales, es una invitación a compartir nuestra vida con Jesús y a compartir nuestra vida con los demás.

Dice el eslogan de la campaña de la Jornada de la Infancia Misionera, en la que pedimos a los niños que también se impliquen en el plan de Dios de anunciar el Evangelio, de rezar por la misión, de pedirle al Señor que se haga presente en nuestras vidas y que nos acerque los unos a los otros. Dice el eslogan de la campaña de este año: “comparto lo que soy”. Ser capaces de darnos cuenta de que formamos parte de una familia, compartimos con aquellos que son como nosotros, que son parte de nuestra misma iglesia, compartimos con aquellos a los que sentimos de los nuestros, a los que sentimos propios, con aquellos con los que nos sentimos vinculados porque todos somos hijos del mismo Dios.

Y no compartimos solo recursos, que es lo más fácil, no compartimos solo unas monedas, un donativo, en esta campaña compartimos nuestra vida, nuestro proyecto de vida, nuestros ser hijos de Dios. Compartimos lo que somos, lo que hemos aprendido, lo que hemos vivido, lo que hemos sentido que Dios nos ha regalado. En esta campaña de la Jornada de la Infancia Misionera la iglesia nos invita a mirar un poquito más allá de nosotros mismos, a seguir a Jesús, a compartir con los hermanos y hacer posible ese proyecto común del Reino de Dios.

Emigdio del Toro,
Delegado Diocesano para las Misiones y Cooperación con las Iglesias. 

Te puede interesar

Domingo I Cuaresma – Ciclo B

Las lecturas dominicales de la Cuaresma constituyen un programa catequético para que los creyentes podamos revisar nuestra fe y nuestra vida. Toda la actividad cuaresmal

Leer más »